BENÍN

¿Por qué Benín?

Con una población que ronda los 10,5 millones de habitantes, para una superficie de 112.622 km2, Benín es un pequeño país del Golfo de Guinea, aquejado de igual forma que sus vecinos de la zona (África subsahariana) por problemas recurrentes: pobreza, inestabilidad política, dependencia económica del exterior, atraso tecnológico y de infraestructuras… Como es de suponer, la educación es otro de los gravísimos problemas que afectan al país: con un índice de analfabetismo que supera el 40%, recibir una formación allí es cosa de unos pocos privilegiados.

En el curso académico 2005-2006 el IES Jaime Gil de Biedma conoce de primera mano y por boca del misionero Pedro Luís Rojas Cambelo la situación real de los estudiantes del país. Aquella necesidad educativa tan grande y no cubierta, y la impresión que produce dicha injusta situación, que tan de cerca nos toca, hace que dos profesoras, Marisa y Juliana, se planteen la idea de, con el apoyo del Centro, sensibilizar a la comunidad educativa.Tanto los alumnos como los demás profesores se entusiasman con la idea de poder becar a algún chaval africano.

 

El instituto se pone en marcha

Todos los cursos del Instituto participan de una u otra forma.

Unos localizaron Benín y dibujaron un gran mapa para que todos supiésemos donde se encontraba, otros buscaron datos de cómo vivían, su entorno, la situación económica y política del país, y el Instituto fue quedando “decorado” con fotos, slogans, mapas, grafitis, sobre la situación de injusticia y pobreza de este país y muchos otros países.

Hacemos rifas que vendemos entre familiares y amigos, vendemos lotería de navidad. Los alumnos de 1º de Bachillerato organizan talleres (en los que participan alumnos y profesores) y en algunos recreos elaboramos objetos (erizos, cariocas, tres en raya, bandejas, tejas, anillos, pulseras…) que después vendemos en el mercado del pueblo, además, algunas madres se encargan de hacer  otras manualidades que aportan para su venta.

Ya tenemos “mercancía”. Y se nos ocurrió que, quizá, era una idea interesante hacer partícipe al pueblo de Nava de la Asunción, de lo que se estaba realizando en el Instituto, y así lo seguimos haciendo en la actualidad.

Pedimos al alcalde autorización para instalar un puesto en el mercado del pueblo y allí vender nuestros “valiosos objetos”. El ayuntamiento apoyó la idea y al mercado nos fuimos cargados con material de sensibilización del proyecto.

 

Llegan los resultados

Entre unas cosas y otras llegamos a recoger una cantidad significativa. Para nosotros no supone mucho, para ellos la posibilidad de becar a unos cuantos chavales para todo el curso. Las becas son sencillas y consisten en proporcionarles uniformes, una comida al día, y el material escolar que necesiten durante todo el año. Parece bien poco, pero con solo eso, los jóvenes ya pueden librarse de otras tareas y dedicarse en plenitud a sus estudios.

Todo esto nos ha animado a continuar en los cursos sucesivos con el proyecto “Becas para Benín”.

Nuestra ilusión, nuestro trabajo y nuestro esfuerzo unido al de otros institutos de Castilla la Mancha y de Andalucía, están facilitando que del pequeño grupo de chavales becados inicialmente (trece en un principio) estemos ya en 60 alumnos becados en la ESO y 15 en la Universidad, que se preparan para ayudar a su país a salir adelante.

Todo este movimiento solidario ha sensibilizado a gran parte de la comunidad educativa y nos ha permitido realizar también pequeños gestos solidarios en el pueblo donde se ubica el I.E.S., Nava de la Asunción (Segovia). En Navidad nos acercamos a los ancianos de la zona que viven en la Residencia de Ancianos, a los mayores que acuden a los Talleres del CEAS…, hemos recogido alimentos para apoyar otras campañas solidarias, hemos recogido juguetes ( a petición de algunos alumnos) para que niños más desfavorecidos tuvieran un regalo en Navidad …

Creemos que la tarea que comenzamos nos va sensibilizando y solidarizando con otras personas, que esta tarea (aunque supone mucha dedicación) nos va haciendo mejores personas que tratan de poner un granito de arena en la mejora de nuestro mundo (tanto del lejano como del más cercano).

 

Pero vamos más allá: conociendo su realidad de primera mano

Pero la labor no parecía ser completa si no se podía establecer un vínculo más estrecho, el que nos llevaría a conocernos personalmente. La solidaridad no es solo un gesto en la distancia, sino el mecanismo capaz de generar reconocimientos mutuos; la verdadera solidaridad se haya entre aquellos que se sienten partícipes de la vida de los demás.

Con ese objetivo, en julio del 2010 un alumno de nuestro centro (Néstor Calle Calle) visitó Benin y todo lo relacionado con el proyecto: alumnos, familias, poblados… La visita resultó muy positiva y enriquecedora para todos, pues dio a conocer a los demás alumnos las situaciones que allí soportaban y las condiciones en las que vivían nuestros alumnos becados,  las familias y todo su entorno. Las imágenes, de las que daremos buena cuenta en nuestro recorrido fotográfico, son el testimonio de un empeño que comienza con muy sencillos pasos, pero que modifica de manera radical las vidas de muchas personas.

Como contrapartida, en mayo del 2012 recibimos en el Instituto a dos alumnos beneficiarios de las becas, y a dos profesores encargados  de controlar la asignación y el seguimiento de ellas. Vinieron a agradecernos nuestro esfuerzo y colaboración para que personas que no conocemos puedan estudiar y formarse.

Finalmente, el Señor Kana Gaba Bolo, Secretario de Estado de la Presidencia, nos visitó en septiembre de 2012 para conocer los Centros y las personas que desinteresadamente estaban ofreciendo tan valiosa ayuda a los alumnos de su país.

Por último, nos gustaría señalar que todo este esfuerzo no podría realizarse sin la colaboración de la Fundación Kokari (“Kokari” es una palabra baribá que se utiliza para agradecer a alguien la ayuda que se recibe). Si quieres echar un vistazo a la página de la Fundación es: http://www.fundacionkokari.org/

 

En boca de los alumnos colaboradores

“Desde hace varios años el IES Jaime Gil de Biedma participa en un proyecto solidario en Benín. En dicho proyecto organizamos actividades, como por ejemplo mercadillos de objetos artesanales hechos por nuestros alumnos, para la recaudación de fondos destinados a la educación, a partir de los cuales se asignan becas para los jóvenes de Benín. Este curso seguiremos con la iniciativa de ayudar a la población de Benín a mejorar su calidad de vida y la educación de sus niños. Nuestra meta será recaudar más fondos, sin ánimo de lucro y sin distinciones religiosas, con el objetivo de lograr la plena igualdad.”

Gabriela, Margie y Melibea

Ya se han cumplido diez años: un recorrido en imágenes (en construcción)